LEY DE PROTECCIÓN A LOS ANIMALES (VERACRUZ)

Diversas disposiciones jurídicas federales y estatales resguardan los derechos de los animales.

¡Hagámos respetar la ley!

 

LEY DE PROTECCIÓN A LOS ANIMALES PARA EL ESTADO DE VERACRUZ Ley publicada en la Gaceta Oficial, órgano del Gobierno del Estado, el día viernes 5 de noviembre del año dos mil diez

 

 

CAPÍTULO I

Disposiciones Generales

Artículo 1.

La presente Ley es de observancia general en el Estado de Veracruz de Ignacio de la

Llave; sus disposiciones son de orden público e interés social, tienen por objeto establecer normas

para proteger a los animales, garantizar su bienestar, manutención, alojamiento, desarrollo natural

y salud, evitarles el maltrato, la crueldad, el sufrimiento y la deformación de sus características

físicas. Fija bases para definir:

I. Los principios que sustentan el objeto de este ordenamiento;

II. Las atribuciones que corresponden a las autoridades del Estado en materia de la presente Ley;

III. La regulación del trato digno y respetuoso a los animales y a su entorno;

IV. La expedición de normas ambientales en materia de protección a los animales en el Estado;

V. El fomento de la participación de los sectores público y privado, mediante la creación de

sociedades o asociaciones cuyo fin sea el de proteger a los animales en general;

VI. La promoción y el reconocimiento, en todas las instancias públicas y privadas, de la importancia

ética, ecológica y cultural que representa la protección de los animales; y

VII. La regulación de las disposiciones correspondientes a la denuncia, vigilancia, verificación,

medidas de seguridad y acciones de defensa relativas al bienestar animal.

Artículo 2.

Son objeto de protección de esta Ley todos los animales que se encuentren de forma

permanente o transitoria dentro del territorio del Estado.

Quedan excluidos de la aplicación de la presente Ley, los espectáculos de tauromaquia, circenses,

peleas de gallos, faenas camperas, las carreras de animales, actividades relacionadas con el

deporte de la charrería, jaripeos, pamplonadas, Granjas Cinegéticas, Unidades de Manejo

Ambiental (UMAS), y demás permitidas por la Ley, las que habrán de sujetarse a lo dispuesto en

las Leyes, Reglamentos y demás ordenamientos jurídicos aplicables a la materia.

Las autoridades del Estado deben auxiliar a las federales en la aplicación de las medidas

necesarias para la regulación del comercio de animales silvestres, sus productos o subproductos,

así como para evitar la posesión y exhibición ilegal de éstos, mediante la celebración de convenios

o acuerdos de coordinación, conforme a la ley en la materia.

Artículo 3.

Están prohibidas la caza y captura de cualquier especie de fauna silvestre en el Estado,

así como las peleas de perros.

Artículo 4

. Para los efectos de esta Ley, se entenderá por:

I. Animal abandonado: El que quede sin el cuidado o protección de sus propietarios o poseedores,

así como el que deambule libremente por la vía pública sin placa de identidad u otra forma de

identificación;

II. Animal de compañía: Ejemplar de una especie doméstica o silvestre utilizado como compañía o

recreación para el ser humano;

III. Animal feral: El animal doméstico que, al quedar fuera del control del ser humano, se establece

en el hábitat de la vida silvestre;

IV. Animal guía: El que es utilizado o adiestrado para ayudar al desarrollo de las personas con

cualquier tipo de discapacidad;

V. Animal para abasto: Aquel cuyo destino final es el sacrificio para el consumo de su carne o

derivados;

VI. Asociaciones protectoras de animales: Las asociaciones de asistencia privada, organizaciones

no gubernamentales y legalmente constituidas, con conocimiento sobre el tema, que dediquen sus

actividades a la asistencia, protección y bienestar de los animales;

VII. Bienestar animal: Estado en que el animal tiene satisfechas sus necesidades de salud, de

comportamiento y fisiológicas frente a cambios en su ambiente, generalmente impuestos por el ser

humano;

VIII. Centros de control animal: Lugares públicos dependientes de la Secretaría de Salud del

Estado, destinados a ofrecer los servicios de esterilización, aplicación de vacunas, orientación y

atención clínica a los animales que así lo requieran, recepción de quejas por ataques de animales,

observación de animales agresores y promoción de tenencia responsable de animales;

IX. Crueldad: Acto de brutalidad, sádico o zoofílico contra cualquier animal, ya sea por acción

directa o por negligencia;

X. Epizootia: Enfermedad que se presenta en una población animal durante un intervalo dado, con

una frecuencia mayor a la habitual;

XI. Instrumentos económicos: Los estímulos fiscales, financieros y administrativos que expidan las

autoridades del Estado en materia de la presente Ley;

XII. Ley: La Ley de Protección a los Animales para el Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave;

XIII. Limitación razonable del tiempo e intensidad de trabajo: El período de actividad que, de

acuerdo a su especie y condiciones de salud, pueden realizar los animales sin que se comprometa

su estado de bienestar;

XIV. Maltrato: Todo hecho, acto u omisión del ser humano que puede ocasionar dolor o

sufrimiento, en detrimento del bienestar animal, poner en peligro la vida del animal o afectar

gravemente su salud, así como la sobreexplotación de su trabajo;

XV. Personal capacitado: Personas que prestan sus servicios y cuentan con conocimientos y

capacitación suficiente para la protección de los animales, y cuyas actividades están respaldadas

por autorización expedida por autoridad competente;

XVI. Reglamento: El Reglamento de la Ley de Protección a los Animales para el Estado;

XVII. Sacrificio humanitario: El que siendo necesario se practica en cualquier animal de manera

rápida, sin dolor ni sufrimiento, utilizando métodos químicos o físicos, efectuado por personal

capacitado, atendiendo a las normas oficiales mexicanas y las normas ambientales expedidas para

tal efecto;

XVIII. Salud: El equilibrio armónico, biológico, psicológico y social, de las especies animales y del

hombre, representado por la ausencia de enfermedades y el pleno ejercicio de sus facultades;

XIX. Secretaría: La Secretaría de Desarrollo Social y Medio Ambiente del Estado;

XX. Secretaría de Salud: La Secretaría de Salud del Estado;

XXI. Secretaría de Seguridad Pública: La Secretaría de Seguridad Pública del Estado;

XXII. Sufrimiento: La carencia de bienestar animal, causada por diversos motivos, que pone en

riesgo la salud, integridad o vida del animal;

XXIII. Trato digno y respetuoso: Las medidas que esta Ley, su Reglamento, las normas

ambientales y las normas oficiales mexicanas establecen para evitar dolor o angustia a los

animales durante su posesión o propiedad, crianza, captura, traslado, exhibición, cuarentena,

comercialización, aprovechamiento, adiestramiento y sacrificio; y

XXIV. Vivisección: Procedimiento quirúrgico a un animal vivo en condiciones asépticas y bajo los

efectos de un anestésico apropiado, con el objeto de ampliar los conocimientos acerca de los

procesos patológicos y fisiológicos de los animales y los humanos.

Artículo 5.

Son obligaciones de las personas físicas y morales, residentes en el Estado:

I. Proteger a los animales, garantizar su bienestar, brindarles atención, asistencia, auxilio, buen

trato, velar por su desarrollo natural, salud y evitarles el maltrato, la crueldad y el sufrimiento.

II. Denunciar, ante las autoridades correspondientes, cualquier violación a la presente Ley; y

III. Promover en todas las instancias la cultura de protección y buen trato a los animales.

Artículo 6.

Las autoridades del Estado, en la formulación y conducción de sus políticas para la

protección de los animales, observarán los siguientes principios:

I. Los animales deben ser tratados con respeto y dignidad durante toda su vida;

II. El uso de los animales debe tomar en cuenta las características de cada especie, de forma tal

que se les mantenga en un estado de bienestar, considerando una limitación razonable de tiempo

e intensidad del trabajo, alimentación adecuada, atención veterinaria y un reposo reparador;

III. Todo animal doméstico debe recibir atención, cuidados y protección del ser humano;

IV. Los animales silvestres vivirán y se reproducirán libremente en su propio ambiente natural;

V. Los animales domésticos vivirán y crecerán al ritmo y en condiciones de vida y de libertad que

sean propias de su especie;

VI. Ninguna persona será obligada o coaccionada a provocar daño, lesión, mutilación o muerte de

algún animal; y

VII. Implementar acciones pedagógicas, a través de proyectos y programas, destinadas a fomentar

en los niños, jóvenes y población en general, una cultura de buen trato, protección y respeto hacia

los animales.

Artículo 7.

Toda persona física o moral que maneje animales tiene la obligación de proporcionar la

información que le sea requerida por autoridad competente, siempre que la solicitud se formule por

escrito y que funde y motive la causa legal del procedimiento.

CAPÍTULO II

De la Competencia de las Autoridades

Artículo 8.

Corresponde al Ejecutivo Estatal:

I. Expedir las normas ambientales en materia de protección a los animales y demás disposiciones

necesarias para el cumplimiento de la presente Ley;

II. Celebrar convenios de coordinación con las autoridades federales para la vigilancia de las leyes

y normas oficiales mexicanas relacionadas con la materia de la presente Ley;

III. Crear los instrumentos económicos adecuados para incentivar las actividades de protección a

los animales llevadas a cabo por asociaciones u organizaciones legalmente constituidas y

registradas, y para el desarrollo de programas de educación, investigación y difusión en materia de

la presente Ley; y

IV. Las demás que le confieran esta Ley, su Reglamento y otros ordenamientos jurídicos

aplicables.

Artículo 9.

Corresponde a la Secretaría el ejercicio de las atribuciones siguientes:

I. La promoción de información y difusión que genere una cultura cívica de protección,

responsabilidad, respeto y trato digno a los animales;

II. El desarrollo de programas de educación y capacitación en materia de protección y trato digno y

respetuoso a los animales, en coordinación con las autoridades competentes relacionadas con las

instituciones de educación básica, media superior y superior del Estado, con la participación, en su

caso, de las asociaciones protectoras de animales y organizaciones no gubernamentales

legalmente constituidas, así como el desarrollo de programas de educación no formal e informal

con los sectores social, privado y académico;

III. La regulación para el manejo, control y remediación de los problemas asociados a los animales

ferales;

IV. La celebración de convenios de colaboración y participación con los sectores social y privado;

V. La creación y administración de un registro de establecimientos comerciales, criadores y

prestadores de servicios vinculados con el manejo, producción, exhibición, y venta de animales en

el Estado;

VI. Vigilar el cumplimiento de las disposiciones de la presente Ley y demás ordenamientos en la

materia, dar seguimiento a la presentación de denuncias ciudadanas y, cuando los hechos

ameriten su participación tratándose de alguna emergencia, aun sin mediar denuncia, poner a

disposición de las autoridades competentes a quien infrinja las disposiciones de la presente Ley;

VII. Dar aviso a las autoridades federales competentes, cuando se observe la tenencia de alguna

especie de fauna silvestre en cautiverio o cuando se trate de especies bajo algún estatus de

riesgo, que no cuenten con el registro y la autorización necesaria de acuerdo a la legislación

aplicable en la materia, así como a quienes vendan especies de fauna silvestre, sus productos o

subproductos, sin contar con las autorizaciones correspondientes;

VIII. Emitir recomendaciones a las autoridades estatales y municipales competentes en materia de

la presente Ley, con el propósito de promover el cumplimiento de sus disposiciones y sancionar

cuando corresponda;

IX. Proponer al Gobernador del Estado, en coordinación con la Secretaría de Salud, el Reglamento

y las normas ambientales relacionadas con la materia de la presente Ley;

X. Establecer y operar el padrón de las asociaciones protectoras de animales y de organizaciones

sociales, debidamente constituidas y registradas, dedicadas al mismo objeto. El Reglamento

establecerá los mecanismos del registro, así como los requisitos a cumplir;

XI. Instrumentar y actualizar el registro de establecimientos comerciales, criadores y prestadores

de servicios vinculados con el manejo, producción y venta de animales en el Estado;

XII. Conocer de cualquier hecho, acto u omisión derivado del incumplimiento de la presente Ley, su

Reglamento y demás disposiciones jurídicas aplicables, para que las autoridades competentes

apliquen las sanciones correspondientes; y

XIII. Las demás que esta Ley y otros ordenamientos aplicables le confieran.

Artículo 10.

Corresponde a la Secretaría de Salud el ejercicio de las atribuciones siguientes:

I. Establecer, regular y verificar los centros de control animal;

II. Verificar, cuando exista denuncia, falta de higiene, hacinamiento u olores fétidos producidos por

el mantenimiento, crianza, compraventa o reproducción de animales, así como atender aquellos

asuntos que le sean remitidos por otras dependencias sobre estos supuestos;

III. Establecer campañas sanitarias para el control y erradicación de enfermedades zoonóticas y de

vacunación antirrábica, así como de esterilización y desparasitación, en coordinación con los

municipios;

IV. Implementar y administrar el registro de laboratorios, instituciones científicas y académicas,

vinculados con la investigación, educación, crianza, producción y manejo de animales en el

Estado; y

V. Las demás que esta ley y otros ordenamientos aplicables le confieran.

Artículo 11.

Corresponde a la Secretaría de Seguridad Pública integrar, equipar y operar brigadas

de vigilancia animal para responder a las necesidades de protección y rescate de animales en

situación de riesgo o maltrato, estableciendo una coordinación interinstitucional para implantar

operativos en esta materia y coadyuvar con asociaciones civiles en la protección y canalización de

animales a centros de atención, refugios y albergues de animales.

Artículo 12.

La brigada de vigilancia animal tendrá las siguientes funciones de conformidad con el

Reglamento de la presente ley:

I. Rescatar animales de las vías primarias y secundarias, así como de alta velocidad;

II. Brindar protección a los animales que se encuentren en abandono o que sean maltratados;

III. Responder a situaciones de peligro por agresión animal;

IV. Coadyuvar en el rescate de animales silvestres y entregarlos a las autoridades competentes

para su resguardo;

V. Retirar animales que se utilicen en plantones o manifestaciones; y

VI. Prevenir infracciones y remitir ante la autoridad competente a quienes incurran en violaciones a

la presente Ley.

Artículo 13.

La Secretaría, en coordinación con la Secretaría de Salud, propondrá al Gobernador

del Estado las normas ambientales en el ámbito de su competencia, las cuales tendrán por objeto

establecer los requisitos, especificaciones, condiciones, parámetros y límites permisibles en el

desarrollo de una actividad humana para:

I. El trato digno y respetuoso a los animales en los centros de control animal, rastros,

establecimientos comerciales y en los procesos de crianza, manejo, exhibición, animaloterapias y

entrenamiento;

II. El control de animales abandonados y ferales, así como la incineración de animales muertos;

III. El bienestar de los animales de compañía silvestres y de los animales en refugios, instituciones

académicas y de investigación científica de competencia del Estado; y

IV. Las limitaciones razonables del tiempo e intensidad de trabajo que realizan los animales.

Artículo 14.

Las autoridades competentes para la aplicación de la presente Ley promoverán la

capacitación y actualización del personal a su cargo en el manejo de animales, así como de

quienes participen en actividades de verificación y vigilancia, a través de cursos, talleres,

reuniones, publicaciones y demás proyectos y acciones que contribuyan a mejorar sus servicios.

Artículo 15.

Los municipios, en coordinación con la Secretaría, ejercerán las atribuciones

siguientes:

I. Difundir e impulsar las disposiciones tendientes a la protección, trato digno y respetuoso a los

animales y señalizar en espacios idóneos de la vía pública las sanciones derivadas por el

incumplimiento de la presente Ley;

II. Coadyuvar en la instrumentación y actualización del registro de establecimientos comerciales,

criadores y prestadores de servicios vinculados con el manejo, producción y venta de animales en

el Estado;

III. Proceder a capturar animales agresores a fin de que sean observados para diagnóstico de rabia

y, en su caso, devolverlos a sus dueños al finalizar el periodo de observación;

IV. Verificar cuando exista denuncia sobre ruidos, hacinamiento, falta de seguridad u olores fétidos

producidos por el mantenimiento, la crianza o reproducción de animales, así como dar aviso a la

Secretaría de Salud cuando se tenga conocimiento de asuntos relativos a la falta de higiene;

V. Celebrar convenios de colaboración con los sectores social y privado;

VI. Supervisar, verificar y sancionar en el ámbito de su competencia los criaderos,

establecimientos, refugios, asilos, instalaciones, transporte, espectáculos públicos, instituciones

académicas, de investigación y particulares que manejen animales;

VII. Impulsar campañas de concientización para la protección y el trato digno y respetuoso a los

animales y la desincentivación de la compraventa de especies silvestres;

VIII. Establecer campañas sanitarias para el control y erradicación de enfermedades zoonóticas, de

vacunación antirrábica, de esterilización y desparasitación, en coordinación con la Secretaría de

Salud; y

IX. Las demás que esta Ley y otros ordenamientos aplicables les confieran.

Artículo 16

. Los centros de control animal tendrán a su cargo:

I. Llevar a cabo campañas permanentes de esterilización, vacunación antirrábica, desparasitación

interna y externa;

II. Proporcionar los collares de identificación de vacunación antirrábica; y

III. Prestar los servicios de consulta veterinaria, captura y observación de animales agresores, así

como devolución, en su caso, de animal capturado por agresión después del periodo de

observación, proporcionando a los animales un trato digno y respetuoso.

Artículo 17.

Los centros de control animal deberán contar con la infraestructura necesaria para

brindar a los animales que resguarden una estancia digna, segura y saludable, por lo que deberán:

I. Tener un médico veterinario zootecnista debidamente capacitado como responsable;

II. Dar capacitación permanente a su personal a fin de asegurar un manejo adecuado;

III. Proveer alimento y agua suficiente en todo momento a los animales resguardados;

IV. Tener un técnico capacitado para llevar a cabo el procedimiento indicado en los casos de

diagnóstico de rabia en animales bajo su resguardo para observación; y

V. Emitir una constancia del estado general del animal tanto a su ingreso como a su salida.

Artículo 18.

A los centros de control animal les está prohibido hacer redadas de animales,

teniendo sólo facultades para recoger animales que han sido reportados como agresores a fin de

descartar posible contagio de rabia, así como el rescate de animales enfermos o atropellados, para

ser entregados a una asociación protectora de animales o, en su caso, rehabilitarlos y entregarlos

en adopción.

CAPÍTULO III

De los Consejos Ciudadanos para la Atención y Bienestar de los Animales

Artículo 19.-

Los particulares, las asociaciones protectoras de animales y los profesionales de la

medicina veterinaria y zootecnia podrán colaborar en los programas correspondientes, para

alcanzar los fines que persigue esta Ley.

Artículo 20.

Las autoridades promoverán la participación de las personas, físicas y morales, en las

acciones gubernamentales relacionadas con la protección, la asistencia y el trato digno y

respetuoso a los animales, y podrán celebrar convenios de colaboración con éstas.

Los requisitos para que las asociaciones protectoras de animales y organizaciones sociales

dedicadas al mismo objeto puedan ser beneficiarias de estímulos y coadyuvar en la observancia de

la presente Ley serán definidos en el Reglamento.

Artículo 21.

La Secretaría y los municipios podrán celebrar convenios de colaboración con las

asociaciones protectoras de animales legalmente constituidas, para apoyar en la captura de los

animales abandonados en la vía pública, a fin de promover su adopción.

El Reglamento establecerá los requisitos y las condiciones para la celebración de estos convenios,

así como para su rescisión.

Artículo 22.

La Secretaría de Salud autorizará la presencia como observadores de hasta dos

representantes de las asociaciones protectoras de animales legalmente constituidas y registradas

que así lo soliciten, al efectuar visitas de verificación o cuando se realicen actos de sacrificio

humanitario de animales para abasto en las instalaciones públicas destinadas a dicho fin.

Artículo 23

. El Consejo Consultivo Ciudadano del Estado para la Atención y Bienestar de los

Animales será un órgano de coordinación institucional y de participación y colaboración ciudadana,

cuya finalidad principal será establecer acciones programáticas y fijar líneas de políticas

zoológicas, ambientales y de sanidad, a efecto de garantizar el cumplimiento de los principios y

disposiciones de esta Ley en beneficio de los animales en el Estado.

El Consejo estará integrado por un Representante de cada una de las Secretarías de Desarrollo

Social y Medio Ambiente, de Salud y de Educación del Estado, y tres representantes de las

asociaciones protectoras de animales legalmente establecidas en la entidad, y funcionará

conforme al Reglamento.

Artículo 24

. Para el mismo fin señalado en el artículo anterior, en los municipios funcionarán los

Consejos Ciudadanos Municipales, que serán órganos de consulta y de participación ciudadana,

encargados de realizar acciones de promoción cultural y participación para la protección y

bienestar de los animales. Serán constituidos y funcionarán conforme a lo dispuesto por el

Reglamento.

Artículo 25.

La participación en los órganos previstos en este capítulo será honorífica.

CAPÍTULO IV

Del Fondo Ambiental Público

Artículo 26.

Se constituirá un Fondo Ambiental Público, a cargo de la Secretaría, destinando sus

recursos para:

I. El fomento de estudios e investigaciones, así como de programas de educación, capacitación y

difusión para mejorar los mecanismos de protección a los animales;

II. La promoción de campañas de esterilización;

III. El desarrollo de las acciones establecidas en los convenios que la Secretaría suscriba con los

sectores social, privado, académico y de investigación en materia de la presente Ley;

IV. El mejoramiento del bienestar animal en los centros de control animal; y

V. Las demás acciones que esta Ley, su Reglamento y otros ordenamientos aplicables

establezcan.

Artículo 27.

Para el ejercicio y vigilancia del Fondo se integrará un Consejo Técnico de la siguiente

manera:

I. Un representante de la Secretaría;

II. Un representante de la Secretaría de Salud;

III. Un representante de la Secretaría de Seguridad Pública;

IV. Un representante de las asociaciones protectoras de animales inscritas en el padrón

correspondiente;

V. Un bioeticista experto en protección a los animales; y

VI. Un investigador experto en la materia de protección a los animales.

El funcionamiento del Consejo Técnico se regulará en el Reglamento y los cargos serán

honoríficos.

Capítulo V

Del trato digno y respetuoso a los animales

Artículo 28.

Se consideran actos de crueldad y maltrato, que deben ser sancionados conforme a lo

establecido en la presente Ley y demás ordenamientos aplicables, realizados en perjuicio de

cualquier animal, provenientes de sus propietarios, poseedores, encargados o de terceros que

entren en relación con ellos, con excepción de lo previsto en el párrafo segundo del artículo 2 de

esta Ley, los siguientes:

I. Causarles la muerte utilizando cualquier medio que prolongue la agonía o provoque sufrimiento;

II. El sacrificio de animales empleando métodos diversos a los establecidos en las normas oficiales

mexicanas y, en su caso, las normas ambientales;

III. Torturar o maltratar a un animal por maldad, brutalidad, egoísmo o negligencia grave;

IV. El uso de animales vivos como blanco de ataque en el entrenamiento de animales adiestrados

para espectáculos, deportes de seguridad, protección o guardia, o como medio para verificar su

agresividad, salvo en el caso de aquellas especies que formen parte de la dieta de las especies de

fauna silvestre, incluyendo aquellas manejadas con fines de rehabilitación para su integración en

su hábitat, así como las aves de presa, siempre y cuando medie autoridad competente o

profesionales en la materia;

V. La celebración de peleas entre perros;

VI. Hacer ingerir a un animal bebidas alcohólicas o suministrar drogas sin fines terapéuticos o de

investigación científica;

VII. La comercialización de animales enfermos, con lesiones, traumatismos, fracturas o heridas;

VIII. La utilización de animales en la celebración de ritos clandestinos que puedan afectar el

bienestar animal;

IX. Los actos de zoofilia;

X. Cualquier mutilación, alteración de la integridad física o modificación negativa de sus instintos

naturales, que no se efectúe por causa justificada y bajo cuidado de un especialista o persona

debidamente autorizada y que cuente con conocimientos técnicos en la materia;

XI. Todo hecho, acto u omisión que pueda ocasionar dolor, sufrimiento, poner en peligro la vida del

animal o afectar su bienestar;

XII. No brindar a los animales atención médico veterinaria cuando lo requieran o lo determinen las

condiciones para su bienestar;

XIII. Toda privación de aire, luz, alimento, agua, espacio, abrigo contra la intemperie, cuidados

médicos y alojamiento adecuado, acorde a su especie, que cause o pueda causar daño a un

animal;

XIV. Abandonar a los animales en la vía pública o comprometer su bienestar al desatenderlos por

períodos prolongados en bienes de propiedad particular;

XV. La venta de animales vivos a menores de dieciocho años de edad, si no están acompañados

por una persona mayor de edad, quien se responsabilice ante el vendedor, por el menor, de la

adecuada subsistencia, trato digno y respetuoso para el animal;

XVI. La venta y explotación de animales en la vía pública o en vehículos;

XVII. La venta o adiestramiento de animales en áreas comunes o en áreas en las que se atente

contra la integridad física de las personas o en aquellos establecimientos que no cuenten con las

instalaciones adecuadas para hacerlo;

XVIII. La utilización de aditamentos que pongan en riesgo la integridad física de los animales;

XIX. Ofrecer cualquier clase de alimento u objetos cuya ingestión pueda causar daño físico,

enfermedad o muerte a los animales en los centros zoológicos o espectáculos públicos;

XX. La utilización de animales en plantones o manifestaciones, con excepción de aquellos

utilizados por la Secretaría de Seguridad Pública;

XXI. La distribución, venta y cualquier uso de animales vivos con fines ilícitos; y

XXII. Los demás que señalen la presente Ley y otros ordenamientos aplicables.

Artículo 29.

Previa venta de cualquier animal, el vendedor deberá entregar al comprador un

certificado de vacunación, que acredite la aplicación de vacunas contra la rabia y la

desparasitación interna y externa, suscrito por médico veterinario con cédula profesional.

Asimismo, se entregará un certificado de salud, en el cual conste que el animal se encuentra libre

de enfermedades, incluyendo en el mismo el calendario de vacunación correspondiente, que

registre las vacunas que le fueron suministradas al animal y las vacunas a realizar por parte del

comprador.

Artículo 30.

Los establecimientos autorizados que se dediquen a la venta de animales están

obligados a expedir un certificado de venta a la persona que lo adquiera, el cual deberá contener

por lo menos las siguientes especificaciones:

I. Animal y especie de que se trate;

II. Sexo y edad del animal;

III. Nombre del propietario;

IV. Domicilio del propietario;

V. Procedencia del animal;

VI. Calendario de vacunación; y

VII. Las demás que establezca el Reglamento.

Dichos establecimientos están obligados a otorgar al comprador un manual de cuidado, albergue y

dieta del animal adquirido, que incluya, además, los riesgos ambientales de su liberación al medio

natural o urbano y las faltas a que están sujetos quienes incumplan las disposiciones de la

presente Ley. Dicho manual deberá estar certificado por un médico veterinario zootecnista.

Las crías de animales silvestres y los animales de zoológicos públicos o privados no están sujetos

al comercio abierto. Debe notificarse a la autoridad correspondiente cuando sean enajenados,

intercambiados, prestados o donados a terceras personas, o trasladados a otras instituciones.

Artículo 31.

Toda persona que compre o adquiera por cualquier medio un animal de compañía

está obligada a cumplir con las disposiciones correspondientes establecidas en la presente Ley y

demás ordenamientos jurídicos aplicables.

El propietario de cualquier animal, cuando sea posible según la especie, está obligado a colocarle

permanentemente una placa u otro medio de identificación. Asimismo, los propietarios serán

responsables de recoger las heces de su animal cuando este las deposite en la vía pública.

Toda persona que no pueda hacerse cargo de su animal podrá venderlo o buscarle alojamiento y

cuidado, pero bajo ninguna circunstancia podrá abandonarlo.

Artículo 32

. Los animales de compañía únicamente podrán ser vendidos por su propietario, por

criadores certificados por la autoridad correspondiente y por las tiendas legalmente establecidas, a

cuyo efecto deberán ser vacunados y desparasitados, quedando estrictamente prohibida la venta

de animales de compañía en vía pública, así como en criaderos domésticos.

Artículo 33.

Toda persona propietaria, poseedora o encargada de un perro está obligada a

colocarle una correa al transitar con él en la vía pública. Otros animales de compañía deberán

transitar sujetados o transportados apropiadamente de acuerdo a su especie. Los propietarios de

cualquier animal tienen la responsabilidad de los daños y perjuicios que éste ocasione a terceros.

Las indemnizaciones correspondientes serán exigidas mediante el procedimiento que señalen las

leyes aplicables, pero el responsable podrá además ser sancionado administrativamente en los

términos de este ordenamiento.

Artículo 34.

La posesión de un animal silvestre requiere de autorización de las autoridades

administrativas competentes. Si su propietario, poseedor o encargado no cumple con esta

disposición o permite que deambule libremente en la vía pública sin tomar las medidas y

precauciones a efecto de no causar daño físico a terceras personas, será sancionado en términos

de esta Ley y demás disposiciones jurídicas aplicables.

Artículo 35.

Los animales guía, o aquellos que por prescripción médica deban acompañar a

alguna persona, tienen libre acceso a todos los lugares y servicios públicos.

Artículo 36.

Toda persona física o moral que se dedique a la cría, venta o adiestramiento de

animales está obligada a contar con la autorización correspondiente y disponer de todos los

medios necesarios, a fin de que los animales reciban un trato digno y respetuoso y mantengan un

estado de bienestar de acuerdo con los adelantos científicos en uso. Además, deberá cumplir con

las normas oficiales mexicanas correspondientes.

La propiedad o posesión de cualquier animal obliga al propietario o poseedor a inmunizarlo contra

enfermedades de riesgo zoonótico o epizoótico propias de la especie. Asimismo, deberá tomar las

medidas necesarias con el fin de no causar molestias a sus vecinos por ruido y malos olores.

Artículo 37

. Toda persona física o moral que se dedique al adiestramiento de perros de seguridad

y a la prestación de servicios de seguridad que manejen animales deberá contar con un certificado

expedido por la Secretaría de Seguridad Pública, en los términos establecidos en el Reglamento.

Artículo 38.

La exhibición de animales será realizada atendiendo a las necesidades básicas de

bienestar de los animales, de acuerdo a las características propias de cada especie y cumpliendo

las disposiciones de las autoridades correspondientes, las normas oficiales mexicanas y, en su

caso, las normas ambientales.

Los expendios de animales en las zonas urbanas estarán a cargo de un responsable que requerirá

de una licencia específica de la autoridad municipal. La exhibición y venta de animales se realizará

en locales e instalaciones adecuados para su correcto cuidado, mantenimiento y protección del sol

y de la lluvia, y según las normas elementales de higiene y seguridad.

Los animales en exhibición y a la venta en tiendas de mascotas y similares bajo ningún concepto

deberán permanecer enjaulados de manera continua por más de diez días.

Artículo 39.

El propietario, poseedor o encargado de animales para la monta, carga y tiro o para

espectáculo deberá alimentar y cuidar apropiadamente a sus animales, sin someterlos a jornadas

excesivas de trabajo, conforme a lo establecido en la norma ambiental correspondiente, debiendo

mantener las instalaciones de guarda en buen estado higiénico sanitario y en condiciones

adecuadas de espacio para el animal de que se trate, así como cumplir con lo establecido en el

Reglamento y las normas oficiales mexicanas que correspondan.

La prestación del servicio de monta recreativa requiere autorización, que se sujetará a las

disposiciones correspondientes de esta Ley, su Reglamento y demás disposiciones jurídicas

aplicables.

Artículo 40.

Los vehículos de tracción animal no podrán ser cargados con un peso excesivo o

desproporcionado, y los animales que se empleen para tirar de ellos deberán ser uncidos sin

maltrato y evitando que esto los lesione.

Artículo 41

. En los casos de animales destinados para carga en el lomo, ésta no podrá ser en

ningún caso superior a la tercera parte de su peso, ni agregar a ese peso el de una persona.

Artículo 42.

Si la carga consiste en haces de madera o varillas de metal, cajas u otra clase de

bultos de naturaleza análoga, ésta se distribuirá proporcionalmente sobre el cuerpo del animal que

la conduzca, evitando que le cause algún maltrato o herida.

Artículo 43.

A los animales destinados al tiro o a la carga no se les dejará sin alimentación y agua

por un tiempo mayor al necesario, de acuerdo a su especie y características. Asimismo, deberá

brindárseles descanso en lugares cubiertos del sol y la lluvia y correctamente ventilados.

Artículo 44

. Cualquier animal que sea usado para la carga o recreo deberá contar con un

certificado de salud emitido por la autoridad municipal correspondiente.

Artículo 45

. Los animales desnutridos, enfermos, heridos o con mataduras por ningún motivo

serán utilizados para el tiro o la carga. Queda igualmente prohibido cabalgar sobre animales que

se encuentren en esas condiciones.

Artículo 46.

Ningún animal destinado al tiro o carga podrá ser golpeado, fustigado o espoleado

con exceso. Si cae, deberá ser descargado y no golpeado para que se levante.

Artículo 47.

Las hembras, en el período próximo al parto, entendiéndose por éste el último tercio

de la gestación, no deberán ser forzadas a trabajos rudos ni cargadas con peso excesivo.

Artículo 48.

Para el otorgamiento de autorizaciones para el mantenimiento de animales de

compañía, silvestres y el funcionamiento de establecimientos comerciales, ferias, exposiciones,

espectáculos públicos, centros de enseñanza y de investigación que manejen animales, los

solicitantes deberán contar con un programa de bienestar animal, de conformidad con lo

establecido en el Reglamento, además de los requisitos establecidos en las leyes

correspondientes.

Para la celebración de espectáculos públicos fijos con mamíferos marinos, la autorización

correspondiente estará sujeta al cumplimiento de lo dispuesto en la Ley General de Vida Silvestre,

las normas oficiales mexicanas, las normas ambientales y las disposiciones que establezca el

Reglamento.

Artículo 49

. En toda exhibición o espectáculo público o privado, filmación de películas, programas

televisivos, anuncios publicitarios y durante la elaboración de cualquier material visual o auditivo,

en el que participen animales vivos, debe garantizarse su trato digno y respetuoso durante todo el

tiempo de su utilización, así como en su traslado y en los tiempos de espera, permitiendo la

presencia de las autoridades competentes y de un representante de alguna asociación protectora

de animales legalmente constituida y registrada previa solicitud y autorización, como observador de

las actividades que se realicen, así como la presencia del personal capacitado para su cuidado y

atención.

Artículo 50

. Las instalaciones deportivas para animales, centros para la práctica de la equitación y

pensiones para animales deberán ser adecuadas, conforme a las características propias de cada

especie, y serán objeto de regulación específica en el Reglamento.

Artículo 51

. Los refugios, asilos y albergues para animales, clínicas veterinarias, centros de control

animal, instituciones de educación superior e investigación científica, laboratorios, escuelas de

adiestramiento y demás instalaciones creadas para alojar temporal o permanentemente a los

animales deben contar con personal capacitado, condiciones adecuadas, y serán objeto de

regulación específica en el Reglamento.

Si un animal bajo su custodia contrae alguna enfermedad infecto-contagiosa se lo comunicarán de

inmediato al propietario o responsable y a la autoridad correspondiente.

Artículo 52.

Los establecimientos, instalaciones y prestadores de servicios que manejen animales

deberán estar autorizados para tal fin y cumplir con esta Ley, su Reglamento, las normas oficiales

mexicanas, las normas ambientales y las demás disposiciones jurídicas aplicables.

Artículo 53.

Para garantizar el trato digno en la movilización y traslado de animales deberá

cumplirse con lo establecido en las normas oficiales mexicanas y, en su caso, las normas

ambientales.

Artículo 54.

En el caso de animales transportados que fueren detenidos en su camino o a su

arribo al lugar destinado por complicaciones como accidentes de tránsito, caso fortuito o causas

administrativas, se procurará proporcionárseles alojamiento amplio y ventilado, bebederos,

alimentos y temperatura adecuada a la especie, hasta que sea solucionado el conflicto y puedan

proseguir a su destino o sean rescatados y devueltos, o bien, entregados a instituciones

autorizadas para su custodia y disposición. El Reglamento establecerá las especificaciones

necesarias para la aplicación de esta disposición.

En caso de incumplimiento a lo establecido en el párrafo anterior, la Secretaría actuará de

inmediato, incluso sin que medie denuncia previa, para salvaguardar el bienestar de los animales

de que se trate y fincar las responsabilidades que correspondan.

Artículo 55

. El transporte o traslado de animales, por acarreo o en cualquier tipo de vehículo,

deberá llevarse a cabo en todo momento con el debido cuidado y efectuarse bajo las siguientes

condiciones:

I. Se utilizarán procedimientos que eviten la crueldad, malos tratos, inclemencias del clima, fatiga

extrema o carencia de descanso, asegurando la bebida y alimento necesario y tomando en cuenta

lo que para tal efecto establecen las Normas Oficiales Mexicanas;

II. No deberán trasladarse los animales arrastrándolos, suspendidos de los miembros superiores o

inferiores, en costales o cajuelas de automóviles y, en el caso de las aves, con las alas cruzadas;

tampoco animales que no puedan sostenerse en pie o que se encuentren enfermos, heridos o

fatigados, a menos que sea por una emergencia o para que reciban tratamiento médico y siempre

que su movilización no represente un riesgo zoosanitario;

III. Tratándose de animales pequeños, las cajas o huacales deberán tener la ventilación y la

amplitud apropiada, así como una construcción suficientemente sólida para resistir sin deformarse

por el peso de otras cajas que se coloquen encima;

IV. No se trasladarán hembras cuando se tenga la certeza de que parirán durante el trayecto; ni

crías que para su alimentación y cuidados aún dependan de sus madres, a menos que viajen

acompañadas de ellas;

V. Para el arreo, nunca deberá golpearse a los animales con tubos, palos, varas con puntas de

acero, látigos, instrumentos punzocortantes u objetos que produzcan traumatismos;

VI. Cuando los animales se trasladen en grupos no homogéneos se deben subdividir en lotes,

según la especie, sexo, edad, peso o tamaño, condición física, función zootécnica o

temperamento, y si se alojan en el mismo vehículo se usarán divisiones en su interior;

VII. Para el traslado de ganado que recientemente haya sido sometido en agua o baño

garrapaticida, deberá dejarse escurrir a los animales antes de ser embarcados. Nunca deben

trasladarse aún mojados cuando vayan a movilizarse bajo condiciones de clima frío;

VIII. Nunca se deben trasladar animales junto con sustancias en el mismo vehículo, especialmente

cuando éstas sean tóxicas o peligrosas;

IX. Los responsables del traslado preferentemente serán cuidadores o vaqueros a los que estén

acostumbrados los animales y los reconozcan fácilmente;

X. Los responsables del manejo para el traslado de los animales deberán mantenerlos tranquilos

en todo momento, actuando sin brusquedad y evitando cualquier tipo de maltrato;

XI. No deben sobrecargarse con animales los vehículos de traslado;

XII. Deberán inspeccionarse los animales periódicamente a lo largo del recorrido, para detectar a

los que estén echados o caídos, tratando de evitar que sean pisoteados o sufran lesiones;

XIII. Si el trayecto es largo, se darán periodos de descanso durante el traslado, con o sin

desembarco de los animales, para que reciban agua o alimento periódicamente;

XIV. En el caso de vehículos equipados adecuadamente para abrevar y alimentar a los animales

en su interior, los periodos de descanso durante el trayecto deberán cumplirse siempre con el

vehículo estacionado bajo la sombra;

XV. Solamente se desembarcará a los animales para que descansen durante el trayecto, cuando el

certificado zoosanitario vigente para ese traslado así lo permita y existan lugares apropiados o

corrales de descanso a lo largo del camino;

XVI. Las maniobras de embarque y desembarque de animales deberán hacerse bajo condiciones

de buena iluminación, tanto dentro como fuera del vehículo. Debe evitarse durante estas

maniobras el contraste brusco entre la luz y la oscuridad o dirigir haces luminosos de luz

directamente a los ojos de los animales;

XVII. Para las maniobras de embarque y desembarque de animales el vehículo debe retroceder

lentamente, cuidando que no quede espacio entre su piso y la rampa donde puedan quedar

atrapadas las patas de los animales, evitando así que se caigan o fracturen;

XVIII. Las operaciones de embarque y desembarque deberán hacerse utilizando los instrumentos

adecuados para evitar el maltrato de los animales según la especie de que se trate; y

XIX. Ninguna revisión sanitaria o de policía será motivo para ocasionar sufrimiento a los animales.

Artículo 56. El uso de animales de laboratorio se sujetará a lo establecido en las normas oficiales

mexicanas en la materia.

En el Estado quedan expresamente prohibidas las prácticas de vivisección y de experimentación

en animales con fines docentes o didácticos en los niveles de enseñanza básica y media. Dichas

prácticas serán sustituidas por esquemas, videos, materiales biológicos y otros métodos

alternativos.

En las instituciones de educación profesional, deberán preferirse los métodos alternativos de

experimentación y enseñanza, pero si ello no fuere posible, los animales que sean empleados para

dichos fines deberán ser anestesiados y tratados con dignidad y respeto, quedando prohibido todo

acto de crueldad.

Ningún animal podrá ser usado más de una vez en experimentos de vivisección, debiendo

previamente ser insensibilizado, según las características de la especie y del tipo de procedimiento

experimental, curado y alimentado en forma debida, antes y después de la intervención. Si sus

heridas son de consideración o implican mutilación grave, será sacrificado inmediatamente al

término de la operación.

Artículo 57.

Los experimentos que se lleven a cabo con animales se realizarán apegados a las

normas oficiales mexicanas sobre la materia y cuando estén plenamente justificados ante los

comités institucionales de bioética, los cuales entre otras cosas tomarán en cuenta que:

I. Los experimentos sean realizados bajo la supervisión de una institución de educación superior o

de investigación con reconocimiento oficial y que la persona que dirige el experimento cuente con

los conocimientos y la acreditación necesaria;

II. Los resultados experimentales deseados no puedan obtenerse por otros procedimientos o

alternativas;

III. Las experiencias sean necesarias para el control, prevención, diagnóstico o tratamiento de

enfermedades que afecten al ser humano o al animal;

IV. Los experimentos no puedan ser sustituidos por esquemas, dibujos, películas, fotografías,

videocintas, materiales biológicos o cualquier otro procedimiento análogo; o

V. Se realicen en animales criados preferentemente para tal fin.

La Secretaría de Salud podrá supervisar las condiciones y desarrollo de las intervenciones

quirúrgicas experimentales en animales.

Artículo 58.

Ningún particular puede vender, alquilar, prestar o donar animales para que se

realicen experimentos en ellos. Queda prohibido capturar animales abandonados, entregarlos

voluntariamente o establecer programas de entrega voluntaria de animales para experimentar con

ellos. Los centros de control animal no podrán destinar animales para que se realicen

experimentos con ellos.

Artículo 59.

El sacrificio de animales de abasto deberá ser humanitario, conforme a lo establecido

en las normas oficiales mexicanas y, en su caso, las normas ambientales.

Artículo 60

. El sacrificio humanitario de un animal no destinado al consumo humano sólo podrá

realizarse en razón del sufrimiento que le cause un accidente, enfermedad, incapacidad física o

trastornos seniles que comprometan su bienestar.

Artículo 61

. Los animales destinados al sacrificio humanitario no podrán ser inmovilizados, sino

hasta el momento en que esta operación se realice.

En materia de sacrificio humanitario de animales, se prohíbe:

I. Sacrificar hembras próximas al parto, salvo los casos en que esté en peligro el bienestar animal;

II. Puncionar los ojos de los animales;

III. Fracturar las extremidades de los animales antes de sacrificarlos;

IV. Arrojar a los animales vivos o agonizantes al agua hirviendo;

V. El sadismo, la zoofilia o cualquier acción análoga que implique sufrimiento o tortura al animal; y

VI. Sacrificar animales en presencia de menores de edad.

Artículo 62.

El personal que intervenga en el sacrificio de animales deberá estar plenamente

autorizado y capacitado en la aplicación de las diversas técnicas de sacrificio, manejo de

sustancias y conocimiento de sus efectos, vías de administración y dosis requeridas, así como en

métodos alternativos para el sacrificio, en estricto cumplimiento de las normas oficiales mexicanas

y las normas ambientales.

Artículo 63.

Se prohíbe el sacrificio de animales por envenenamiento, asfixia, estrangulamiento,

golpes, ácidos corrosivos, estricnina, warfarina, cianuro, arsénico u otras sustancias o

procedimientos que causen dolor innecesario o prolonguen la agonía, ni sacrificarlos con tubos,

palos, varas con puntas de acero, látigos, instrumentos punzocortantes u objetos que produzcan

traumatismos.

El único método permitido para el sacrificio de animales de compañía será la sobredosis de

anestesia, aplicada por médico veterinario.

Artículo 64.

Nadie puede sacrificar a un animal en la vía pública, salvo por motivos de peligro

inminente y para evitar el sufrimiento innecesario en el animal cuando no sea posible su traslado

inmediato a un lugar más adecuado. En su caso, dicho sacrificio se hará bajo la responsabilidad de

un profesional en la materia o por protectores de animales con demostrada capacidad y amplio

juicio.

En caso de tener conocimiento de que un animal se encuentre bajo sufrimiento irreversible

causado por enfermedad o lesiones, las autoridades competentes deberán enviar sin demora

personal al lugar de los hechos a efecto de practicar el sacrificio humanitario, en los términos

dispuestos en las normas ambientales.

CAPÍTULO VI

De las Denuncias

Artículo 65.

Cualquier persona podrá denunciar ante la Secretaría todo hecho, acto u omisión que

contravenga las disposiciones de la presente Ley y demás ordenamientos jurídicos aplicables.

Si por la naturaleza de los hechos denunciados se tratare de asuntos de competencia del orden

federal o sujetos a la jurisdicción de otra autoridad federativa, las autoridades deberán turnarlos a

la autoridad competente.

Sin perjuicio de lo anterior, los interesados podrán presentar su denuncia directamente ante la

Procuraduría General de Justicia del Estado, si se considera que los hechos u omisiones de que se

trate pueden ser constitutivos de algún delito.

CAPÍTULO VII

De las Medidas de Seguridad

Artículo 66.

De existir riesgo inminente para los animales debido a actos de crueldad o maltrato

hacia ellos, o ante flagrancia, las autoridades competentes, en forma fundada y motivada, podrán

ordenar inmediatamente alguna o algunas de las siguientes medidas de seguridad:

I. Aseguramiento precautorio de los animales, además de los bienes, vehículos, utensilios e

instrumentos directamente relacionados con la conducta que da lugar a la imposición de la medida

de seguridad;

II. Clausura temporal de los establecimientos, instalaciones, servicios o lugares donde se tengan,

utilicen, exhiban, comercien o celebren espectáculos públicos con animales donde no se cumpla

con las leyes, reglamentos, las normas oficiales mexicanas y las normas ambientales para el

Estado;

III. Clausura definitiva cuando exista reincidencia en las conductas que hayan motivado una

clausura temporal o cuando se trate de hechos, actos u omisiones cuyo fin primordial sea el de

realizar actos prohibidos por esta Ley; y

IV. Cualquier acción legal análoga que permita la protección a los animales.

Artículo 67

. Las autoridades podrán asegurar animales y sólo se designará al infractor como

depositario de los animales asegurados cuando no sea posible entregarlos de manera inmediata a

la autoridad competente o a las asociaciones protectoras de animales que lo soliciten. Las bases

para su regulación se establecerán en el Reglamento de la presente Ley.

Artículo 68.

Las autoridades competentes podrán ordenar o proceder a la vacunación, atención

médica y, en caso necesario, a la aplicación de la eutanasia, a fin de evitar el sufrimiento de los

animales desahuciados.

Artículo 69.

Cuando la autoridad competente ordene algunas de las medidas de seguridad

previstas en esta Ley, su Reglamento y demás disposiciones jurídicas aplicables, indicará al

interesado, cuando proceda, las acciones que deberá llevar a cabo para subsanar las

irregularidades que motivaron la imposición de dichas medidas, así como los plazos para su

realización, a fin de que una vez cumplidas éstas se ordene el retiro de la medida de seguridad

impuesta.

CAPÍTULO VIII

De las Sanciones

Artículo 70.

Las personas morales o físicas, que sean propietarias u operen establecimientos

mercantiles, laboratorios, rastros, centros de espectáculos, de transporte animal, recreativos que

empleen animales u otros establecimientos involucrados en actos regulados por la presente Ley,

serán responsables en los términos de ésta y sancionados por las infracciones a la misma en que

incurran.

Los padres o tutores de los menores de edad son responsables por las faltas que éstos cometan

en los términos de la presente Ley y de la legislación civil aplicable.

La imposición de las sanciones previstas por la presente Ley no excluye la responsabilidad civil o

penal y la eventual indemnización o reparación del daño que pudiera corresponder y recaer sobre

el sancionado.

Artículo 71.

Las sanciones aplicables a las infracciones previstas en la presente Ley podrán ser:

I. Amonestación;

II. Multa, de diez a quinientos días de salario;

III. Arresto administrativo de hasta por treinta y seis horas;

IV. Suspensión o revocación de las concesiones, licencias, permisos o autorizaciones

correspondientes que haya otorgado la autoridad estatal o municipal;

V. Clausura temporal o definitiva, parcial o total de las instalaciones o sitios donde se desarrollen

los actos sancionados por esta Ley;

VI. Decomiso de los animales, así como de los instrumentos directamente relacionados con

infracciones a la presente Ley; y

VII. Decretar la detención de los vehículos, remitiéndolos a los depósitos correspondientes, cuando

se violenten disposiciones en materia de transporte de animales, en términos de la presente Ley y

de la Ley Federal de Sanidad Animal.

La amonestación escrita, la multa y el arresto administrativo podrán ser conmutados por trabajo

comunitario, a criterio de la autoridad sancionadora, en actividades de conservación de los

animales.

Artículo 72.

La violación de las disposiciones contenidas en los artículos 28 fracciones VII, VIII, XI,

XII, XIII, XIV, XV, XVI, XVII, XVIII y XIX, de esta Ley, se sancionarán, en caso de ser infractores

primarios, con una amonestación, y en caso de reincidencia, se sancionarán atendiendo a la

gravedad de la infracción y conforme a los criterios que establece el artículo 76 de esta Ley, con

arresto administrativo hasta por 36 horas o con multa de 10 a 150 días de salario mínimo vigente

en la Capital del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave.

La violación de las disposiciones contenidas en los artículos 3, 28 fracciones I, II, III, IV, V, VI, IX,

X, XI y XX; 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 49, 55, 56 y 58, de esta

Ley, se sancionarán atendiendo a la gravedad de la infracción y conforme a los criterios que

establece el artículo 76 de esta Ley, con multa de 10 a 500 días de salario mínimo vigente en la

Capital del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave.

Artículo 73.

En el caso de que las infracciones hayan sido cometidas por personas que ejerzan

cargos de dirección en instituciones científicas o directamente vinculadas con la explotación y

cuidado de los animales víctimas de maltrato, o se trate de propietarios de vehículos

exclusivamente destinados al transporte de éstos, la multa será de 150 a 300 días de salario

mínimo, vigente en la Capital del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave.

De manera adicional a las sanciones por las infracciones señaladas en el artículo que antecede,

así como en el párrafo primero de este artículo, la Secretaría podrá aplicar las demás previstas en

el artículo 71 de esta Ley, cuando así resulte procedente conforme a la motivación de su

resolución.

En los casos de violación a cualquier otra disposición contenida en esta Ley, que entrañe maltrato

a un animal, se aplicará multa de cien a quinientas veces el salario mínimo general diario vigente

en la capital del Estado; la Secretaría, de manera adicional, podrá aplicar las demás sanciones

previstas en el artículo 71 de esta ley, atendiendo a la gravedad de la infracción.

Artículo 74. En los casos de animales víctimas de maltrato decomisados, animales sin dueño y

aquellos que estando en observación por sospecha de rabia y una vez diagnosticados sanos no

sean reclamados por sus dueños, la Secretaría los canalizará en su caso a zoológicos

debidamente establecidos. En el caso de animales domésticos, serán enviados a refugios

administrados por asociaciones protectoras de animales, debidamente acreditadas, a fin de

promover su adopción.

A falta de solicitud por parte de las asociaciones protectoras de animales, se decretará su envío a

los centros de control animal para su resguardo y promoción de adopción.

Artículo 75.

En el caso de que las infracciones hayan sido cometidas por personas que ejerzan

cargos de dirección en instituciones científicas o directamente vinculadas con la explotación y

cuidado de los animales víctimas de maltrato, o se trate de propietarios de vehículos

exclusivamente destinados al transporte de éstos, la multa será de cinco mil a diez mil días de

salario mínimo vigente en la capital del Estado, sin perjuicio de las demás sanciones que procedan.

Artículo 76.

La autoridad correspondiente fundará y motivará la resolución en la que se imponga

una sanción, tomando en cuenta los siguientes criterios:

I. Las condiciones económicas del infractor;

II. El perjuicio causado por la infracción cometida;

III. El ánimo de lucro ilícito y la cuantía del beneficio obtenido en la comisión de la infracción;

IV. La reincidencia en la comisión de infracciones, la gravedad de la conducta y la intención con la

cual fue cometida; y

V. El carácter intencional, imprudencial o accidental del hecho, acto u omisión constitutiva de la

infracción.

Artículo 77.

Las multas que fueren impuestas por la Secretaría, en términos de la legislación

aplicable, serán remitidas a la Secretaría de Finanzas y Planeación del Estado, para su cobro

como crédito fiscal, mediante la aplicación de los procedimientos fiscales correspondientes y, si el

importe de las mismas no fuere satisfecho por los infractores, no se procederá a la cancelación de

las medidas de seguridad que se hubieren impuesto.

Artículo 78.

El Gobierno del Estado destinará el cincuenta por ciento de los montos recaudados

por concepto de multas derivadas de violaciones a esta Ley al Fondo Ambiental Público, para

atender las acciones relacionadas con las atribuciones que esta Ley le confiere.

Artículo 79

. Las resoluciones dictadas con motivo de la aplicación de esta Ley y su Reglamento

podrán ser impugnadas conforme a las reglas establecidas en el Código de Procedimientos

Administrativos para el Estado.

TRANSITORIOS

Primero

. La presente Ley entrará en vigor al día siguiente de su publicación en la Gaceta Oficial,

órgano del Gobierno del Estado.

Segundo.

El Gobernador del Estado expedirá el Reglamento en un término no mayor de noventa

días posteriores al inicio de su vigencia.

Tercero

. Se derogan todas las disposiciones que se opongan a la presente Ley.

Dada en el salón de sesiones de la LXI Legislatura del Honorable Congreso del Estado, en la

ciudad de Xalapa-Enríquez, Veracruz de Ignacio de la llave, a los veintisiete días del mes de

octubre del año dos mil diez.